miércoles, 19 de enero de 2011

Padre asesinó hija dominico boricua de cinco meses, crimen conmociona Haverstraw .

Autor: Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El asesinato de la niña dominico boricua Michelle Avilés de apenas cinco meses de nacida a manos de su propio padre, el boricua Michael Avilés de 41 años de edad, ha conmocionado a la comunidad latina en la Villa de Haverstraw, mientras el infanticida era presentado ayer martes en la Corte Criminal del condado Rockland para ser procesado por el horrendo homicidio. Fue acusado por el delito de asesinato en segundo grado por lo que podría enfrentar entre 15 a 25 años o cadena perpetua en la cárcel. La infante nació el 3 de agosto del 2010 y era hija de una dominicana no identificada originaria de Canca la Piedra, paraje del municipio de Tamboril (Santiago de los Caballeros).

La víctima fue golpeada salvajemente por su progenitor, quien le causó traumas en la cabeza, el cuerpo y el torso, fracturas, hematomas, hinchazón en el cerebro y el cráneo, contusiones y fracturas en las costillas, lo que provocó la muerte de la bebé.

La policía y la fiscalía de Rockland rehusaron especificar si el hombre asesinó a la hija con sus manos o usó algún objeto contundente. Avilés y la dominicana convivían maritalmente desde hacía algún tiempo, residiendo en un callejón de la avenida Hudson en Haverstraw.

El teniente de homicidios de la policía local Martin Lund dijo a los medios que las investigaciones sobre el asesinato continúan, en tanto el Fiscal de Distrito en Rockland Thomas Zugible que estuvo en la corte para la instrucción de cargos contra el puertorriqueño, se negó a comentar sobre el proceso.

Lo mismo hizo el jefe de la policía Charles Miller. El asesinato de la niña ocurrió el domingo entre el sábado al mediodía y el domingo a las 4:00 de la tarde, dijeron las autoridades. La niña fue ingresada de emergencia y en estado crítico en el Centro Médico Weschester en el poblado de Valhalla, luego que fuera transferida desde el hospital de Nyack.

La policía llegó a la casa donde agonizaba la bebé a las 10:15 de la mañana del domingo, encontrándola con las lesiones graves. A las 11:35 de la madrugada del lunes, la niña murió en el hospital de Weschester. El apartamento en el que residía la víctima está situado en el 153 de la avenida Hudson en Haverstraw. La muerte de la niñita es el primer homicidio del 2011 registrado en esa tranquila villa, situada a casi dos horas de Manhattan.

Es la primera muerte en el condado Rockland y de la villa desde el 2007. El asesino vivía en la parte trasera de la casa junto a la madre de la infante. La dominicana mantenía concubinato con el puertorriqueño desde hacía algún tiempo, dijeron vecinos de la ex pareja.

Las Oficina de Investigaciones Criminales del Sheriff de Rockland, encontraron evidencias contra Avilés en la escena del crimen. El lunes, la Oficina del Médico Forense en Weschester hizo la autopsia al cadáver de la niñita, determinando que se trató de un horroroso homicidio.

La policía arrestó al boricua luego de recibir el resultado de la necropsia. Se le negó el derecho a fianza y está recluido en la cárcel del condado Rockland y de allí será trasladado a la cárcel de New City.